Un hotel familiar con encanto

Recientemente reformado, a 50 metros de la playa y de fácil acceso, con un restaurante y una cocina basada en el más puro concepto de la dieta mediterránea. La combinación de arroces, ya sea de pescado o mixtos, con las verduras y frutas de la zona, nos confieren un espacio privilegiado en la gastronomía típica de la bahía.